sábado, 4 de octubre de 2008

El otoño no llega solo....viene con Yoga



Con el mes de Septiembre llegan de la mano las ganas de hacer cosas, es como si después de tantos años nos hemos acostumbrado a nuevos comienzos con la llegada del otoño.

Empiezan las clases de yoga en la penumbra más absoluta, en el silencio roto por una voz suave y femenina que nos indica el camino a seguir. Me siento bien en ese universo.

Después del ajetreado ritmo diario, llegar a ese lugar es como caer en un Mar Muerto con suelo de madera, es flotar, es sentir partes de tu cuerpo que tenías perdidas en el anonimato. Y al final, es perderte en un abandono controlado habitado por la música y el incienso.

Decir que es un placer es decir poco. Para mi es necesario. Me da paz absoluta mientras un enorme paréntesis alrededor de mi cuerpo me protege y me da un respiro....

7 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Hum.. yo nunca he hecho yoga, pero cada día que pasa me encuentro más cerca de hacerlo. Por qué? Antes no creía en el. Ahora lo veo como una gimnasia corporal y mental muy relajante. UN saludo!

jordicine dijo...

Yo este año las retraso un poquito. Hasta que mis padres se puedan quedar con mi niño un ratito... como la temporada pasada. Ya la echo en falta. Un beso.

dintel dijo...

LLegan las colecciones de quioscos, los quioscos de castañas, los castañeos de dientes por no llevar la ropa adecuada, el transporte de la chaquetilla por si refresca, que lo hace y múltiples cosas más que hacen del otoño una estación de movimiento, sin coche, esta vez.

Sensai dijo...

Yo también he vuelto a mis clases de yoga y lo siento igual que tú. Tan necesario como alimentarse o dormir. Un paréntesis para respirar, para tomar conciencia de uno mismo, de la vida y de la nada.

Besos y mudras.

Queiles dijo...

Todos necesitamos de vez en cuando escansar entre paréntesis.
Besos

AFRICA dijo...

Hace unos años asistí a unas clases de yoga, que dejé por una serie de cirunstancias. Tengo que decir que soy una persona demasiado activa y no se relajarme bien, además no tengo mucha elasticidad (mas bien ninguna) para las posturas, asi todo estuve asistiendo durante dos años y me fue relativamente bien. Este año voy a intentarlo con el Tai chi, a ver que pasa.

besos

Frabisa dijo...

Qué bueno!! Tengo amigas que hacen yoga y cuando lo cuentan la sensación es la misma que describes, de "paz"!!!

Me encanta que lo estés disfrutando así. Algún día igual me animo.

un besazo, guapa

Blog Widget by LinkWithin