jueves, 29 de abril de 2010

Lo siento Tolo....el Annapurna dijo "no"





No se que extraña relación me une con los montañeros, es difícil de explicar pero es más fácil de entender.


Quizás no soy capaz de imaginar y sentir su pasión por llegar a la cima, cueste lo que cueste, con un sufrimiento que para mi no tiene precio. Un cansancio brutal, falta de fuerzas y de oxígeno, luchando contra la naturaleza que se revela como dueña y señora que sólo entrega su placer a unos pocos.


Esta vez el Annapurna se ha llevado a Tolo Calafat, y yo aún sin conocerlo, lo siento como si fuera un ser cercano, un luchador, un buscador de sueños más cerca del cielo.


Es terrible, es super triste, pero quizás "morir haciendo lo que te gusta y sacrificándote por ello, justifica el haber muerto".


Va por ti Tolo. Un abrazo.






6 comentarios:

Shinta dijo...

Impresionante el valor.

Y el recuerdo que vendrá:-(

LA CALLE VACÍA dijo...

Me uno a tu entrada mi querida J

Caminante dijo...

No sabría decirlo, es difícil afirmar que las justifique, pero sin duda estas muertes, que duelen, que a los que están cerca deben dejarles tan vacíos como cualquier otra, tienen un poso de romanticismo que las hace distintas y, casi, casi, hasta bellas.

Mis abrazos van con el tuyo para Tolo.

Besos.

virgi dijo...

A mí esta gente me parece de otro mundo, con esa voluntad, esa conexión poderosa e irremediable con la montaña.

Gabiprog dijo...

Los grandes ritos rinden a veces cuentas demasiaddo dolorosas...

dintel dijo...

No sé yo si justifica mucho...

Blog Widget by LinkWithin