domingo, 8 de marzo de 2009

Casas cerradas....abandonadas...quiero entrar


Hasta donde mi memoria puede alcanzar, siempre he sentido una especial atracción por las casas antiguas y con claros signos de abandono.


Las puertas cerradas a cal y canto, las ventanas llenas de telas de araña que se despliegan allí desde hace años, las plantas que crecen sin control alguno....


Creo que es la falta de vida del lugar lo que me lleva a intentar imaginar que hay dentro. Saber como son las habitaciones, grandes o pequeñas, con techos altos, con frescos en las paredes o forradas de papel pintado. Adivinar la presencia de muebles y su estilo. Fantasear con el tipo de habitantes que la ocuparon,

¿fueron felices allí?

¿por qué abandonaron un lugar tan especial?


Antes solíamos entrar colándonos por algún hueco y con la valentía que da el miedo ante lo prohibido avanzábamos por el interior de aquellas grandes mansiones llenas de polvo, de techos semi caídos y sobre todo repletas de abandono.


La casa del piano....La casa del inglés....


Quiero ser Jeanne Button...

12 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Jeanne,

Imagínate que en una casa de ésas viven un montón de espíritus, de espectros, fantasmas que salen por la noche y duermen durante el día.... Imagínate que entras en una de ellas y oyes voces, zumbidos, puertas que se abren y cierran, sin que esté presente la visión de ningún ser viviente. Imagínate todo eso.

No sigo porque me voy a dormir y puedo tener pesadillas.

Un beso,

Antonio

marichuy dijo...

Jeanne

Padecemos del mismo gusto "raro"; será quizá el misterio, la posibilidad infinita de imágenes y sensaciones que podemos asociar a esos sitios.

"Celui qui regarde du dehors à travers une fenêtre ouverte, ne voit jamais autant de choses que celui qui regarde une fenêtre fermée. Il n’est pas d’objet plus profond, plus mystérieux, plus fécond, plus ténébreux, plus éblouissant qu’une fenêtre éclairée d’une chandelle. Ce qu’on peut voir au soleil est toujours moins intéressant que ce qui se passe derrière une vitre. Dans ce trou noir ou lumineux vit la vie, rêve la vie, souffre la vie."
Les fenêtres, Charles Baudalaire

Saludos

Gabriela dijo...

Que bueno esta por aqui.

Visito más.
Besos

Saúl dijo...

las casas cerradas tienen un gran poder de atracción..

marie dijo...

Las casas cerradas tienen algo magico.

Esas casas estan llenas de ese silencio tan peculiar, que te permite imaginar, inventar esa vida que tanto te gustaria tener.

Son un puente entre lo real y lo sobrenatural

jordicine dijo...

Pues nos pasa lo mismo. Yo no entraría, porque soy miedosillo, pero me encantan. Un beso.

* SINE DIE * dijo...

Me apasionan...

El olor, el frío, la voz de sus paredes, esa oscuridad del fondo, esa..que guarda tanta historia..tanto misterio..

Yo creo que las casas viejas atrapan la vida de los que fueron sus habitantes.

Me hechizan..

:)

Un besito

Miss Totem dijo...

La mayoria somos curiosos de lo que pasa detras de una puerta o de una ventana. El no saber nos come por dentro y necesitamos deducir cosas para no quedarnos con la duda. Y si la casa que estamos observando es antigua nuestra imaginacion se desborda aun mas, porque se supone que mas cosas han pasado alli. Ah le mystere....

Nengue Tacho dijo...

Aca en mi país, las casas cerradas las abren y las habitan los que no tienen donde vivir. Lamento decirte que acá no hay casas cerradas, pero los que las habitan son igual fantasmas, nadie los vé o nadie los quiere ver.

Saludos.

Javier.

Hache dijo...

Ay, ¿me dejas colarme contigo en una de esas casas antiguas?

Me gustan, por lo que me dejan imaginar, lo que muestran, fotografiarlas ... me voy contigo, vale?

Rosario dijo...

Me pregunto a mi misma: Por qué nos dan miedo las casas cerradas y antiguas? Reflexiono y me digo, si yo hubiera vivido en una de ellas , no me gustaría sentir que provoca miedo en los demás, si una gran curiosidad por imaginar la vida cotidiana de aquellos que la habitaron. No quiero que suceda que mi existencia cause daño en otros cuando yo me muera y visiten mi casa. Por qué no intentamos ver su interior a través de la ventana, como lo hacemos desde la ventana al exterior? Imaginemos el mundo interior de las personas y por analogía el mundo interior de las casas cerradas. Siempre me fascinaron. Hermoso el texto de Baudalaire.

Anónimo dijo...

A mí me encantaría curiosear entre las pertencias de alguien que ya no está,resucitarle por un breve espacio de tiempo atraves de los recuerdos y enseres de su vida,esos que se durmieron en el tiempo a la espera de que alguien los rescatara y descifrara.

Blog Widget by LinkWithin