domingo, 15 de noviembre de 2009

Aurélien en su monasterio.Clausura.Visitas cero.



Aurélien era el hermano de mi antigua peluquera. Era un chico de aspecto anodino de los que siempre caminan mirando al suelo como si tuviera miedo de descubrir cosas que no quería ver. Debo reconocer que pasaron meses antes de que me diera cuenta de que no era una sombra.

Había terminado la carrera y sin ningún trabajo a la vista se había encerrado mucho más en si mismo. Para escapar de la casa familiar solía ir a la peluquería de su hermana donde había habilitado un cuarto trastero en el que pasaba las horas muertas.

Por razones que no vienen al caso fue en ese, su reducto de paz, donde nos conocimos. Teníamos la misma edad, una vida totalmente diferente y lo más curioso era que veíamos el mundo como si tuviéramos siempre la espalda pegada uno al otro; 180 º de diferencia.

Después de lo que fue una muy corta pero intensa amistad en la que nunca nos rozamos ni las manos, Aurèlien me dejó un mensaje de 30 minutos en el contestador para decirme que si iba, que lo dejaba todo, que había encontrado el camino.

Ingresó en un convento de clausura y allí sigue. Se que es feliz pero no ha querido recibirme; a través de una verja con cortina me dijo que no estaba preparado para enfrentarse al mundo exterior. Así que después de recorrer nubes y carreteras arriba y abajo tuve sin decirle adiós sin poder ni siquiera verle.

De todas formas me gustó intentarlo. Claro que si.

11 comentarios:

dintel dijo...

Vaya... ¿predestinado?

virgi dijo...

Tal vez es que ese era su camino. Aunque lo de no estar preparado...me da mala espina...no sé...
Bueno, te mando besos.

Belén dijo...

Bueno, si él es feliz en ese mundo paralelo...

Besicos

De cenizas dijo...

Eso.... suena más a una psicopatología que a una vocación religiosa...


besos

Hache dijo...

Es una manera más de buscar un mundo a medida donde ser nuestro mejor YO, no crees?

O de huir ... eso es más complicado.

Shinta dijo...

Yo lo entiendo.
La decisión se toma cuando son MAS las veces que se desea que las MENOS.

Buena semana, Jeanne.

P.D: También estuve de retiro.

Luis dijo...

Cada quien elige su destino.
Un abrazo

Beatriz dijo...

Mmm... una cosa es seguir una vocación y otra encontrar un refugio donde esconderse. La de tu amigo, me parece la segunda opción. Al menos como dices, lo has intentado. Ya sabe donde estás por si un día te necesita.
Un beso. Bea

Saúl dijo...

ya sea una vocación, ya sea buscar un refugio... lo importante es encontrarlo..

Paco dijo...

La soledad para un rao puede ser una buna elección, y necesaria, pero una como esa, uf, prefiero no pensarlo.

Sea como se, es un encuentro inolvidable.

Besos.

Caminante dijo...

El Paco que se come las letras, soy yo.

Sorry

Blog Widget by LinkWithin