viernes, 12 de febrero de 2010

Tumbarse en la arena y dejar pasar el tiempo



Hay veces que tenemos ganas de correr entre la hierba, de saltar entre las nubes, de volar subidos en una cometa y hay otras en las que sólo necesitamos construir un gran paréntesis.


Mi paréntesis particular no está hecho de reposos horizontales, ni de tiempos llenos de libros escritos por otros. Es un paréntesis que no parece mío, parece de otro, quizás de mi vecino, el hombre de Carmona que hace meses que partió hacia Italia y tengo dudas de que vaya
a volver.


Monsieur Jennepin lleva días sin despertar a su violín, que imagino dormido en el armario en el que sigue guardando la ropa de su mujer. Sin su pequeño tesoro de madera se ha convertido en la sombra de lo que era, ya le da igual seguir que quedarse parado.


Sin el piano de Carlo, sin el violín del anciano que comparte su techo con mi suelo, solo me queda cerrar los ojos, respirar y llenarme de toda la paz del Universo.


Paz, paz que sale de dentro y que como una manta de viento me rodea como un escudo contra el frío y contra todo aquello que aún sin quererlo me hace daño.


6 comentarios:

TAMIA dijo...

La espera-soledad .
Una música un piamo un violin.
aaah tenes tanto
tantos recuerdos
y el solo tal vez
en tu presente

LA CALLE VACÍA dijo...

Que imagen más triste, "sin su pequeño tesoro de madera se ha convertido en la sombra de lo que era, ya le da igual seguir que quedarse parado." E imaginar el violín apoyado sobre la ropa de lo que ya es un recuerdo....
Un beso.

De cenizas dijo...

Pues todo un panorama de paz externa... ¿y por dentro?



besos

Caminante dijo...

Una triste pausa, sin duda, espero que pronto vuelva la música a tu vecindario..., el violín, el piano y, quien sabe, tal vez también una guitarra.

Besos.

Hache dijo...

Imagino la escena de una música que se apaga y se llena de silencio. Ese silencio que pesa, ese que no se busca, ese que inunda ... y esa escena pesa.

Delgaducho dijo...

Un gran paréntesis eso quisiera yo un paréntesis recorrido tan solo de puntos suspensivos...
Me encantó la entrada.

Blog Widget by LinkWithin