jueves, 2 de septiembre de 2010

Techos giratorios



30 Agosto 2010:


Un extraño fenómeno ha hecho su presentación en escena.

Con el sujeto en posición horizontal, el techo ha tomado las riendas y ha empezado a girar como una peonza que nació del ombligo de un derviche giróvago.


El terror más absoluto se ha apoderado del sujeto y éste ha pensado que era el fin. Pero no era el fin, era al principio de una experiencia desconocida y sumamente desagradable.


2 Septiembre 2010:


El sujeto se alimenta de Betahistidina aumentando las dosis por la noche. El terror ha desaparecido lentamente, a la vez que los techos peonza han dado paso a un mar tranquilo con un leve vaivén.

Este episodio se merece algo más amplio, y el sujeto en cuestión se está planteando hacerlo, aprovechando la llegada de tiempos llenos lagunas horarias.


3 comentarios:

jordicine dijo...

Muy curioso, sin duda. Me gusta la foto, JEANNE. Muá.

dintel dijo...

:)

De cenizas dijo...

Está claro que el sujeto... no estaba muy sujeto, de ahí la desazón del techo giratorio... ¿no?


besos

Blog Widget by LinkWithin