martes, 8 de marzo de 2011

El arte de llevar un tocado

Me apetece llevar un tocado y me temo que por más que lo intente no podré evitarlo.

Por razones ornitofóbicas dejaré a un lado aquellos que llevan plumas y me decantaré por un termino medio entre el plumaje tropical y las cintas de tela.

Lo más difícil será encontrar una ocasión adecuada para llevarlo, pero a veces es fácil aprovecharse de lo que los demás no saben.

En una ocasión, Colette y yo nos vestimos como para ir a las carreras de caballos de Ascot y en lugar de visitar un hipódromo, nos paseamos junto al río mientras Pabel y el hombre de Praga nos cesaron de hacer fotos a los paseantes que nos miraban atónitos.

Así que el día que me despierte con ganas de jugar al ajedrez con el mundo, me pondré mi nuevo tocado-sombrero e iré a hacer la compra.

L'aventure c'est l'aventure.

4 comentarios:

jordicine dijo...

Pues seguro que estarás monísima! Un beso, Jeanne.

Jeanne dijo...

Jordicine:

Jajaja muchas gracias.

Eres un sol de verano en Palamós.

:-)

Jeanne

Mario dijo...

Pues sí, puedes llevar el tocado, darle un toque diferente a tu perfil, y aparecer con él donde corresponda.

Y, como siempre, es un placer leerte.

Un abrazo

Mario

raindrop dijo...

Habrá que verte :)
(comparte fotos... porque, si no, o te esmeras mucho en la descripción o no va a haber forma jajaja)

besiño

Blog Widget by LinkWithin