jueves, 18 de septiembre de 2008

Gráfico nº 5 = Realidad



Hace tan solo cuatro días la vuelta al mundo real, al día a día, a la rutina, parecía un Nanga Parbat parisino insalvable y complicado, pero la capacidad del ser humano para la rápida adaptación es brutal.

Pasamos de un estado a otro a una velocidad supersónica, pasamos del relax total y completo al ritmo frenético de la realidad y de la rutina. Lo hacemos como si nada, es como si lleváramos instalado un temporizador que marcara el ritmo de adaptación al medio.

Somos ... tan curiosos
tan ... originales
tan adaptados y adaptables a la situación que nos toca vivir
y eso me gusta, me gusta de verdad.




11 comentarios:

jordicine dijo...

Tienes toda la razón. Por suerte o por desgracia, nos adaptamos a todo. Un beso.

Carlos Labarta dijo...

Es una suerte desde luego...

AFRICA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
AFRICA dijo...

Con los años cuesta mas adaptarse a la rutina. Este año he sentido un poco de eso que llaman depresión postvacacional, nunca me había pasado, siempre era yo la que animaba a mi marido y este año los dos pasamos unos días que pareciamos dos almas en pena. Ahora ya cogimos el ritmo pero nos costó, la edad no perdona.
Un saludo

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

El ser humano se adapta a todo. Tenemos una gran capacidad de superación. Un beso.

mas de mi que de... lirio dijo...

a algunos nos cuesta mas que a otros pero es cierto, nos adaptamos pese al a todo.
besitos

Gil dijo...

Reconozco que mi capacidad de adaptación no es precisamente modélica...al final, al final, muy lejos de uno mismo, de lo que uno cree con granítica firmeza, uno, o sea, mi yo más recóndito y más infiel termina claudicando en situaciones extremas...Pero las situaciones extremas no suelen ser las que dominan la voluntad...Para mí claudicar significa ser esclavo de mi cuerpo, y mi cuerpo en situaciones extremas puede jugarle una mala pasada a mi mente, probablemente porque el instinto de supervivencia siempre suele prevalecer sobre la mente...Afortunadamente no me he visto en situciones extremas...

Si he de ser más franco todavía, tendré que darte la razón, porque en estos últimos días de cambio laboral parece que he sido capaz de ser original, aceptando y adaptándome a nuevas circunstancias...

A mí me gusta que tú seas una persona curiosa - en el buen sentido de la palabra, persona que busca, persona que se hace preguntas, persona que analiza y expone - y tan original partiendo de la sencillez...y eso me gusta...ME GUSTA DE VERDAD...

carmncitta dijo...

esa es la clave para ser feliz, ser flexible y saberse adaptar a los cambios. La gente poco flexible, que no soporta los contratiempos son las que peor lo pasan y más problemas tienes.

Sensai dijo...

Estoy de acuerdo con carmncitta, eso es lo que se llama inteligencia emocional y cuanto antes se acepta lo inevitable, mejor.

Besos.

Frabisa dijo...

Que se lo digan a los Neandertal, que si no hubiesen tenido esa asombrosa capacidad de adaptación no hubiesen sobrevivido a las inclemencias de su vida.

Sí, querida amiga, tenemos capacidad de adaptación y pobres de aquellos que se resistan a los cambios porque la supervivencia será sin duda, mucho peor.

Bienvenida a la preciosa rutina diaria.

un beso

Carlos Labarta dijo...

Ahora que, nuestra capacidad de adaptación siempre vendrá determinada por las limitaciones del otro. Es ceirto como decís, que quien no ha aprendido a adaptarse, experimentará más el sufrimiento y desarrollará la curiosa capacidad de ver en su entorno un algo siempre problemático, pero socialmente venimos a ser determinados por el resto y si el resto está de morros, nos tocará sufrir también al final... Y ojo, porque tras haber intentado adaptarnos y encontrándonos con una renovada oposición, no caben negociaciones de ningún tipo... Habrá que ser original, creativo y adaptarnos es siempre más inteligente si lo hacemos en la búsqueda de lo que menos nos obliga a modificarnos, es al mismo tiempo más cómodo, pero los que lo consiguen, los que se adaptan en ese sentido, son mucho más felices y menos duros, pero más suyos... Diría algo así como que nos adaptemos lo justo, con tal de que no perdamos de nosotros siempre, desnaturalizándonos y llenándonos de adornos de cualquier tipo que nos hacen más para ser vistos por los demás...... Hay que mantener la esencia propia y enriquecer su frangancia, no alcoholizarla para hacerla "sociable"...

Blog Widget by LinkWithin