miércoles, 24 de septiembre de 2008

Una cierta sonrisa....la de Françoise




Es Françoise Sagan y este es su libro "Una cierta sonrisa" (1956)
(una deliciosa historia de amor, amor a tres bandas....pero la tercera sólo espera)


Una frase del libro:


"Es muy raro que una felicidad venga a posarse precisamente en el deseo que la había llamado"





Hoy 24-09-2008 se cumple el 4º aniversario de su adiós.
Un escritor nunca muere....

9 comentarios:

nestor dijo...

"Es muy raro que una felicidad venga a posarse precisamente en el deseo que la había llamado"

que frase tan profunda como cierta... garantía anticipada de buena léctura.

Claro que un escritor nunca muere.

un abrazo...volveré mas seguido a dejar mis comentasrios....

eFi dijo...

Mientras sigan existiendo lectores como tú, que nos hacen llegar sus obras, los escritores jamás morirán...
Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

Bueno yo soy escritor y creo que moriré como el resto de los mortales, Quien nunca muere es "UN GRAN ESCRITOR" jajaja. Saludos!

Gil dijo...

"La tercera sólo espera"...

Esas historias à trois me recuerda "Jules et Jim" y la mirada de Truffaut...porque en el fondo el que espera sabe que no tendrá nada o sólo será un premio de consolación...Y esos premios nunca satisfacen del todo...como cantaba ABBA, "The winner takes it all"...Mejor ganar, y si uno no gana, mejor retirarse y buscar nuevos horizontes...Sol que nos dé luz y calor hay uno, personas muchas...la chasse au trésor...

Sensai dijo...

Estoy de acuerdo contigo y con Efi: Un buen escritor nunca muere y más si cuentan con lectores como tu.

La frase es rotunda aunque mi optimismo me impide estar de acuerdo con ella. De hecho, creo que la mente y el deseo son capaces de atraer la felicidad anhelada. O eso quiero creer :)

jordicine dijo...

Esperar, en el amor, no sé si es demasiado bueno. Depender de terceras personas es un peligro!!! Besos.

Carlos Labarta dijo...

Cautivadora....

Jamás la felicidad roza a quien la busca, llega desprevenidamente, azarosa, casual... Como el amor, la inspiración, el descubrimiento de una verdad íntima...
Os diré que, jamás he podido considerar, mientras he mantenido viva una lectura cualquiera de un autor cualquiera, que éste pudiera estar muerto.. Quiero decir, que lo he sentido vivo en cada página, en cada palabra que expresara una sensación certera o me acercara tímidamente siquiera a una verdad intuida o consiguiera hacerme ver la imagen descrita con la nitidez de haberla visto y vivido a mi vez, como propia...

A veces, cuando me llega la noticia de la defunción de un escritor, de uno al que ni siquiera haya podido leer o del que poco pudiera decir, me empaña el alma un vago sentimiento de pérdida propia, de tristeza y melancólico romanticismo, pensando que a pesar de que aún quede algo de sí, jamás podrá seguir exhalando vida, escritura...
Por eso es tan importante considerar todo lo escrito como una experiencia imborrable, que no ha de morir nunca, haciendo valioso el esfuerzo de hacerlo bello, con la carga de reflexión sobre la Vida y la Muerte precisa y que será lo que sinsaber ni cómo ni cuando llega, suscita, inspira, conmueve, hace vivir y revive...

SAUL dijo...

tiene buena pinta tiene este libro, habrá que leerlo…
yo creo que los escritores mueren al igual que el resto... lo único que sobreviven si son buenas, son sus obras que ya toman vida propia..

dintel dijo...

Nunca.

Blog Widget by LinkWithin