miércoles, 14 de octubre de 2009

Nos acostumbramos a todo



Si de algo podemos estar seguros es de la capacidad de adaptación del ser humano. Y es que al fin y al cabo somos muy especiales, somos delicados, somos muy malos y a veces hasta geniales y maravillosos.

Pero sobre todo somos adaptables. A lo que nos gusta y a lo que no. A lo elegido y a lo impuesto. Somos un tesoro.

Y es que poco a poco me estoy acostumbrando al otoño. Poco a poco y con pasos de bebé. Los cambios de temperatura y de luz ya no me afectan. Estoy aprendiendo a respirar sólo por la nariz, ya que por la boca muere el pez si coge demasiado aire.

Y si yo, la persona menos adaptable del mundo, me he adaptado como un faquir a dormir sobre una cama de clavos, imaginad lo que hacen el resto.

Hacen maravillas. Hacéis maravillas.

9 comentarios:

marichuy dijo...

Jeanne

Yo a lo que tardo en acostumbrarme... es al verano (el calor y yo no nos entendemos bien).

Hay una canción popular mexicana llamada "Costumbres", que en su parte climática dice:

"No cabe duda que es verdad que la costumbre... es más fuerte que el amor"

Verdades como puños

dintel dijo...

Demasiado adaptables y todo.

Gabiprog dijo...

Aunque con tendencia a la rutina y cierto temor a los cambios, somos seres evolutivos... de momento!

;)

jordicine dijo...

Estoy contigo. Adaptarse no es fácil, pero a veces es la única opción. Un beso.

Shinta dijo...

Adaptarse versus resignarse.

LA CALLE VACÍA dijo...

Con los años nos cuesta más adaptarnos, al menos a mi, debe ser que soy como los árboles, los brotes jóvenes los puedes doblar sin peligro a que se rompan pero conforme nos vamos haciendo más leñosos nos quebramos con facilidad.
Un besote mi querida J

Blau dijo...

Jeanne, me cuesta adaptarme, peeero al final lo logro.

besos

allu antu dijo...

Adaptabilidad ante el cambio, que nunca falte en nuestra maleta para este gran viaje...todo vuelve una y otra vez....
Amiga querida aunque el universo nos separe siempre siento tu inmenso amor. gracias por estar a mi lado en momentos difíciles que se presentan en la vida.
Un graaaan abrazo a la distancia.

Caminante dijo...

Eres una pequeña tramposa Jeanne, aborreciendo el verano (que te lo hemos leído) no tiene tanto mérito adaptarse al otoño..., ya veremos como pasas al invierno.

(De todas formas apuesto a que lo harás bien)

Besos camaleónicos.

Blog Widget by LinkWithin