viernes, 16 de octubre de 2009

TEATRO EN VENA DE OTOÑO




Teatro, teatro, la vida es puro teatro...


Siempre me ha gustado el teatro pero no desde la butaca sino desde el escenario. Ser otro, cambiar, transformarse, convertirse en lo que no eres, en lo que odias o en lo que anhelas.


Llegar a los ensayos, quitarte el traje de ti mismo, colgarlo en la percha junto a las escaleras y subirlas ya en pleno proceso de transformación.


Hablar con tu voz pero sacando el aire desde otros recintos, hablar dominando el espacio y el tiempo, hablar y a veces sólo interpretar con gestos.


"La experiencia viva de una obra de teatro, como la de una novela o una composición musical, es un río de sentimientos que fluye dentro de nosotros"


E. Bentley

11 comentarios:

SIB dijo...

Todas las experiencias fuertes de la vida hay que vivirlas en directo no solamente siendo meros observadores...
Es una forma más de vivir la vida de otros y adueñarse de sentimientos ajenos, aunque sea por unas horas...
Un beso a ti y a tu alma teatral...

De cenizas dijo...

¿Y la vida no es eso? ¿Seguro? Tras el último acto nos vemos....

besos

virgi dijo...

Pasamos de una obra a otra, con el mismo personaje pero adaptando las formas, según sea el tema de cada una...¡uf!...¡cuánto trabajo para tan poco resultado!
Besos

Gil dijo...

Bonsoir...teatro...Amo el teatro...la vida representada...y la que representamos, las propias, todos los días del año...magia, siempre, sobre el escenario...magia cuando dos hablan...

Lucía dijo...

Tiene que ser una experiencia de lo más interesante. No me importaría sufrir una metamorfosis así alguna vez. Habrá que probarlo.
Un abrazo.

dintel dijo...

A mí me encanta desde todos sus lados.

Gabiprog dijo...

Cuando las sensaciones se viven en mayúsculas...

Nengue Tacho dijo...

Querida Jeanne, mi vida es un teatro. Aunque lucho por buscar mi realidad, todos los días me levanto a actuar y en realidad de tanto hacerlo..ya me está gustando.

Saludos.

jordicine dijo...

Hay que saberse adaptar a los papeles que nos da la vida, como si fuera un teatro, claro que sí. Un beso, Jeanne.

Caminante dijo...

Debe ser una experiencia maravillosa, no sé si yo valdría, me gusta hablar en púbico y lo he hecho dando charlas, pero siemre desde la posición de la autoridad que da el saber más que el que escucha..., no sé si mi timidez congénita me permitiría transformarme en otro ante tanta gente.

Besos sobreactuados.

raindrop dijo...

Que sí, que la vida es puro teatro ;D
¡Todos actores!

besos

Blog Widget by LinkWithin