miércoles, 16 de diciembre de 2009

El halo de lo invisible se llama Kirlian



He robado una cámara Kirlian de un museo cercano y no he podido esperar hasta mañana para empezar a retratar el halo de lo invisible.


En estoy días en los que el frío me atraviesa hasta los huesos y el ácido ascórbico me mantiene libre de catarros, voy eligiendo a los modelos para mi nueva afición.


Hay tantas cosas que tengo delante y que de mirarlas cada día al final no las veo, se han hecho invisibles a mis ojos y a los ojos de todos los demás. Quiero recuperar las formas de los objetos que me rodean, quiero empezar a verlos de otra forma, de su otra forma, de su forma real.


He empezado por fotografiar mis dedos y ahora se como son de verdad.


Hoy

por fin

conozco mi campo de energía radiante.

6 comentarios:

De cenizas dijo...

El meñique parece sonrojarse...
Ver las cosas desde otra perspectiva siempre es enriquecedor.


besos

raindrop dijo...

¡Fíjate qué cantidad de energía desprendes!
Visto así, resulta asombroso, ¿verdad? ...y con el frío que hace! :P

besos

Caminante dijo...

Coño (perdón) tienes cinco protozoos en la mano..., casi prefiero que sigan siendo invisibles, si yo viera así mis dedos empezaría a creer de verdad en aquella película de la invasión de los ultracuerpos..., uf, qué susto...

Besos.

mas de mi que de... lirio dijo...

Uauuu me gusta el color de la energía que desprendes!!!

Acepto la invitación, pero habra que esperar... leo lento y ahora estoy con uno de Rosetta Forner "La reina que dio calabazas al caballero de la armadura oxidada" y no esta nada mal.

Gracias por tu visita, es siempre una alegría inmensa recibir tus mimos.

Besos desde mi alma.

Shinta dijo...

Bonita foto de tus dedos de pitufo, seres alegres y comunicativos, mientras el azul no se vea apagado.

La próxima foto, que sea de tu aura!!!

Buena semana.

dintel dijo...

Qué chulos. Parecen pequeñas momias de energía.

Blog Widget by LinkWithin