lunes, 28 de diciembre de 2009

El pavo que llegó tarde a la mesa



Erase una vez un pavo que se perdió por los caminos llenos de barro y bandoleros. Se despistó más de lo aceptable en un representante de su especie y llegó tarde a la Navidad.

Cuando llamó a la puerta nadie le escuchó, todos gritaban y reían alrededor de una gran mesa. Había música, un acordeón cojo bailaba junto al fuego mientras una piara de cerdos robaba las servilletas todavía sin usar.

¡Vaya desastre de Navidad! -gritó la abuela desde la cocina-

El pavo entró por la ventana, cruzó cabizbajo el salón y se metió el solito en la turbo sauna.

8 comentarios:

dintel dijo...

:) Por cierto, el otro día estuve tentada de hacer las patatas que hay debajo del pavo. ¿Las has probado?

LA CALLE VACÍA dijo...

Cómo añoraba leerte mi niña.
Feliz año, que tus sueños se hagan realidad.
Un beso

Luis dijo...

Cosas del pavo, pero quizás hubiera sido mejor que se hubiera dirigido a otra casa donde de verdad lo extrañaran y necesitaran.
Feliz 2010.

AliaS dijo...

:)
extrañaba llevarme historias como esta.

te dejo muchos abrazos pequeña
ojala tengas un gran año
gran vida
salud!

Inuit dijo...

Muchas gracia Jeanne por tu extenso e interesante comentario en Inuit. Con tu permiso te enlazo.

Mi pavo, al cortarlo, se me desmontó un poco; era deshuesado, pero a todos les encantó y quieren más para las próximas navidades. Ya estoy pensando en hacer práticas con aves más pequeñas.

¡Qué sorprendente y creativo es este mundo de los blogs!

Inuits

De cenizas dijo...

Pues... mira que era "pavo" el pavo, podía haber metido algún cochinillo en la sauna...


besos

jordicine dijo...

Pues tenía la canción bien aprendida, el pavo. Feliz 2010, Jeanne. Un beso.

Caminante dijo...

Uf, pues menos mal que no fue el de mi casa en nochebuena, ese llegó y desapareció a tiempo, el y su relleno, sus pasas, su manzana, ummmm, qué rico...

Gracias por recordármelo.

Besos.

Blog Widget by LinkWithin