domingo, 23 de enero de 2011

Agua caliente para el frío



Con el frío que nos golpea la espalda entre las calles, con las manos heladas y la nariz roja como la de un reno mágico, se me ocurre ir a las montañas en busca de aguas termales para combatir el mal tiempo.


Y es que la sensación de sumergirse en agua caliente que huele a minerales en una paraje donde el frío es el dueño y señor, deber ser algo difícil de olvidar.


6 comentarios:

jordicine dijo...

Tiene que ser una experiencia única. Odio el frío. Un beso, JEANNE.

raindrop dijo...

Lo malo es el momento en que tienes que salir del agua, ¿no?
jajajaja ¡qué frí-í-í-í-ooooo!

besos

Gabiprog dijo...

Una chimenea encendida, una infusión.
La taza entre las manos...

:)

Jeanne dijo...

Jordicine:

Yo también odio el frío, aunque lo aguanto mucho mejor que el calor.

Jeanne dijo...

Raindrop:

Si, así es, salir del agua es el peor momento, pero con 20 albornoces se arregla.

J:-)

Jeanne dijo...

Gabiprog:

Chimenea, infusión caliente... Es la mejor parte del invierno.

Lo malo es que hay que salir de casa :-)

Blog Widget by LinkWithin