domingo, 11 de mayo de 2008

Savon à la coupe y lamparas flotantes





Colette, la dueña del ático en el que vivo, en el que vivimos, ha estado fuera varios días.

Uno de sus admiradores, ya un viejo conocido a pesar de su juventud, la ha llevado lejos del Sena y a orillas del Moldava. A su ciudad favorita. A Praga.

Yo me he quedado en la ciudad, para descansar, para seguir pintando, para cuidar las plantas y sobre todo a los gatos. Viven en los tejados, pero cada noche acuden para cenar en una especie de tercer grado penitenciario.

Sin Colette en la casa, me he apropiado del baño. He sido su dueña y señora. Usuaria privilegiada que ha hecho uso y abuso de su bañera con patas.

Quería estrenar mis ultimas compras. Unos preciosos jabones al corte. Artesanales. Pura suavidad y con un aroma para perder el sentido.

Pero sobre todo quería estrenar las lamparas flotantes
(regalo sorpresa de Marco Antonio, mi cobre chileno. Un regalo de amistad reconciliada)

Todo un descubrimiento.

Un verdadero placer visual, total. No se apagan a la mínima. No suponen un riesgo de incendio como mis adoradas velas. Se pueden pegar en las baldosas o dejar flotando en el agua.

Gracias Marco Antonio. Su estreno ha sido tan relajante que he dejado atrás nuestra ultima discusión.

Me siento relajada, muy relajada

me siento en paz con la luz

me siento en paz contigo, con tu carácter y con el mío.

Estoy deseando que llegue Colette para darle una sorpresa

He preparado una cena para ella y para su amigo Miloš

y dejaré el baño preparado

por si acaso

para celebrar su fin de viaje en aguas de nuestro pequeño Sena

al que se accede desde la cocina

y por un pasillo , un Puente de Carlos,

que ahora es el de Miloš...

9 comentarios:

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Ricas y sensuales imágenes, que con sus palabras me han hecho casi aspirar esos aromas tan deliciosos que mencionas.
Rico y sensual baño.
Qué lujuria de sentidos.
Una fortuna que poder disfrutar cada tanto tiempo.
Enhorabuena.
Besines.

Frabisa dijo...

Querida amiga, ¿una bañera con patas?

es que lo pienso y me das una envidia tremenda, a mayores veo esa foto con las velas y no me imagino un plan mejor.

Me encanta la gente hedonista que disfruta con pequeños-grandes placeres.

Suerte que tiene Colette de tenerte por amiga, eres una joya.

un besazo

Isa

Gil dijo...

Los juegos de luces y agua desprenden tal sensualidad que uno se deja mecer por las relajantes sales, por el perfume de los jabones y de las esencias, por el reflejo de la luz, sea de velas o de esas sorprendentes lámparas flotantes…

La luz que generan esas lámparas, la luz de las velas…verla reflejada en las pieles mojadas son un festín visual sin parangón…Porque los baños solitarios tienen ese toque de reencuentro con la esencia de uno mismo…Nadar en una piscina iluminada, de noche, le lleva a uno al claustro materno…

Por atávica no puede ser una sensación extraña…Nadar en aguas solitarias, tomar un baño en esas condiciones, lejos de las duchas apresuradas en este país de secano te conectan con el silencio, contigo mismo…

Recuerdo a Meryl Streep en Los Puentes de Madison, tomando un baño con una cerveza…Un baño que era la antesala a su redescubierto erotismo que yacía dormido por la costumbre y la falta de emoción.

Porque esos baños solitarios son especiales…pero cuando además son compartidos, el mundo a tu alrededor se hace pequeño porque en el fondo los dos ocupantes de una bañera con patas están felizmente perdidos en todo un universo particular…

Edmundo Dantés dijo...

Hermosas palabras, una paz deliciosa la que destilan y permean el espiritú y la imaginación de quienes te leemos.

Gracias por ese regalo de paz.

Un abrazo.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Hola, estaba respondiendo los comentarios cuando llego el tuyo, gracias por tu visita y ha sido un real agrado leerte, lo seguire haciendo y me pondre al dia con tus entradas, por alguna razon te siento familiar cuando leo.

Los Chilenos tenemos caracter, nada que hacer con eso.

Un beso y gracias nuevamente

nestor dijo...

Hola ....esta vez para contarte que un colega bloguero de Madrid me incorporó a un concurso de bloggers al que acepté competir y estoy solicitando el apoyo de los amigos no participantes.

Si quieres, cuando puedas, entra a mi blog y busca entre mis blogs recomendados el blog "peón de brega" y alli podrás votar no necesariamente al mio, pero si te gusta y representa, agradecido. Hazme propaganda entre tus contactos...


un abrazo y en la próxima dejo mi comentario sobre tu entrada que, sin dudas, será magnifica como siempre

Jon Doe dijo...

Recuerdo de París la iluminación nocturna a lo largo del Sena como una postal de ensueño en mi memoria de pez. Y me parece leyéndote que tu bañera no tiene nada que envidiarle.

Creo que lo que más me gusta de leerte es que me transportas.

Hoy he estado en París desde Madrid y me he dado un baño en tu bañera (espero que no te moleste ;) desde la oficina.

Besos en forma de lámparas flotantes.

SOMMER dijo...

El puente Carlos, eje central de la hermosa Praga, la ciudad más increible que he conocido.
Sólo superable por un baño en esa bañera cargada de luces de colores con agua del Sena.

Abrazos

eFi dijo...

Luces y reflejos, el agua acariciando tu piel, la penumbra, la paz, la reflexión.

Gracias por transmitir todo eso y mucho más.

Besos

Blog Widget by LinkWithin