martes, 21 de julio de 2009

Noche de verano y cuencos tibetanos



Es verano, la sangre fluye con una densidad diferente, una densidad imaginaria. Todo tiene un color distinto, más amarillo por sol, más blanco por las horas de luz.

Echo de menos el sonido de los grillos que sólo escucho cuando me alejo del ruido. El ruido diario que nos acompaña como un perfecto silencio .

Nunca he escuchado un cuenco tibetano. Se como son por la fotografías pero desconozco su forma de sonar. Podría escucharlo en una grabación enlatada pero espero oírlo en directo algún día.

Me gusta imaginar como será, si será místico o mundano. Esperaré. El verano quizás me obsequie o quizás me toque aguardar un momento más propicio.

Cuencos tibetanos sonando fuera del Tibet....one day....

11 comentarios:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Me gusta ser el primero. Ese sonido y ese ambiente inspirarían un poema, tal vez uno que diga del olor de la piel de ese ser especial que esté cerca, o de la mirada que brilla arrobada mientras las luces del fuego arden con sus caderas delictuosas, o quizás en un salto cuántico lleve el poema la luz a una playa caribe, como al mía, y nos diga de lo que es capaz de unir... y queme, hasta un despertar al aroma de un café colombiano.

Un saludo a tus cuencos del tíbet y a tus letras que me gustan

jordicine dijo...

Pues a mí también me gustaría escucharlo. Qué tal el libro de Agota Kristof? Mentiene el nivel de 'Ayer' y de 'Claus y Lucas'? Un beso, Jeanne.

Blau dijo...

A mi también me gustaría escucharlo, quizas un día.

Besitos

Tanhäuser dijo...

Quién sabe...

Irene Velasco Sánchez dijo...

Esperar, esperar... por que no ir a buscarlo?

Nengue Tacho dijo...

Hola Jeanne, ando tan ocupado que no tengo tiempo de nada.

solo para saludar.

Shinta dijo...

He tenido la suerte de escucharlo. No lo escuché con los oidos sinó con el corazón y todos los órganos de mi cuerpo.

No es el cuenco, sólo, sinó los dedos de esas manos que tan amorosamente hacen nacer las notas que no tienen nombre. No es posible reconocer un "do" ni un "sol"....imprescindible tener los ojos cerrados y la mente abierta.

Por favor, Jeanne, aprovecha la oportunidad. Hay conciertos también de "sonidos armónicos" (Nestor Kornblum y Michêle Averard) y son increibles.

(())

baldufa c'est moi dijo...

ideales para irse a dormir relajada !

SIB dijo...

Tanto me ha llamado la atención tu "cuencoterapia" que me he lanzado a buscar su sonido...no directo, enlatado pero al fin y al cabo sonido tibetano...y ahora si que sé que algún día tengo que oirlos en vivo y que su sonido vaya directamente a mi alma...
Un beso

SIB dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Caminante dijo...

Ni idea de como suenan, la verdad, sería capaz de imaginármelo, pero prefiero no hacerlo, hay cosas que sólo tienen valor cuando se viven o en todo caso, cuando se sueñan...

Besos ¿espirituales?

Blog Widget by LinkWithin