martes, 19 de agosto de 2008

La toilette de la femme de Caillebotte


Gustave CAILLEBOTTE (1873)
Femme à sa toilette
Colección privada


Es tarde, tengo que vestirme, tengo que pasar por el baño para recibir una ducha caliente, rápida, llena de aromas y con un toque frío al final.

Tengo un enorme espejo, muy viejo pero lleno de encanto. Fue un regalo de un desconocido en un mercado de antiguedades. Es el protagonista de la estancia, sin duda. El me mira cada mañana con mi cara de dormida, con el pelo alborotado ....

Me gusta este cuadro, tiene un algo que no se explicar. También me gusta el espejo que tiene ella, lo que refleja y lo que creo adivinar. Su vestido negro, negro de luto, el rubor de sus mejillas y el color rosa que acaricia la pequeña cortina y roza las paredes.

Su autor, el gran Gustave Caillebotte, nació en tal día como hoy, 19 de Agosto de 1848.
Todo un personaje lleno de matices que merece la pena conocer.

6 comentarios:

Sensai dijo...

Entiendo perfectamente cuando dices que te gusta el cuadro y que le encuentras algo que no puedes explicar, porque me ocurre lo mismo. Tal vez sea lo que dice, lo que nos cuenta, lo que evoca, más que lo que se ve ...

Maravilloso, de esos cuadros que no te cansas de verlo.

Por cierto, en España no está editado el libro "Lecciones particulares". Esta tarde no lo he podido encontrar en ningún sitio.

Un beso.

Frabisa dijo...

Querida Jeanne, es fácil disfrutar el cuadro con las palabras que lo acompañas.

También a mí me ha gustado mucho. Me gusta ese aire decadente, esos tonos suaves de existencia gris, el toque de la jarra de porcelana blanca, todo ello me transporta a una época mágica.

No conocía al pintor, gracias por descubrírmelo.

un beso

CARLOS dijo...

Pues sin duda es el rosa el protagonista que se ve mojando las cosas, el ambiente y hasta reflejado en la propia cara de la protagonista. Es una magnífica pintura. Me admira la gente que como tú es capaz de hacernos llegar cosas como esta pequeña gran obra que no conocía, ni había visto nunca. Me siento con la vista regalada con algo tan bello como tu blog. Te admiro! Un saludico fiel!

Gil dijo...

Gustave Caillebotte...Mi cuadro favorito está en la cabecera de la cama..."Les Raboteurs de parquet"....Ese cuadro de Gustave me fascina hasta la extenuación. Unos hombres acepillando el parquet...Me quedé más de media hora en el Orsay, sentado en uno de sus sillones de mimbre, contemplándolo...movimiento, luz...Así que otra coincidencia más...

Y por si fuera poco me haré con el libro de Hélène Grimaud...pianista que me tiene enamorado...aunque siga siendo fiel a Krystian Zimerman...

Jan Puerta dijo...

El cuadro tiene la serena armonía de dejarte prendado por el. Algunos autores tenían la magia en su muñeca y de un acto tan sencillo eran capaces de dotar al lienzo de vida.
Gustave CAILLEBOTTE sin duda, dejo parte de la esencia de su alma en sus lienzos.
Un abrazo

Bohemia dijo...

que bonito escribes...y sin duda el cuadro es una auténtica maravilla, antes de leerte me he quedado extasiada examinándolo...que belleza!
Trataré de conocer más a su autor...

Te agregaré a mis enlacez si no te importa!

Blog Widget by LinkWithin