jueves, 18 de junio de 2009

Tan blanca parezco una geisha



Estoy tan blanca que de haber nacido en Kioto cuando nació mi abuela, podría haber sido Geisha sin necesidad de usar pintura de plomo para la cara.

Hoy me he cruzado con un espejo y nos hemos mirado de lado. El siempre está en el mismo sitio. Es fiel y siempre refleja lo que ve. Es un espejo medio desconocido, no es familiar así que no me da un trato de favor.....pero eso me cae mal.

El espejo de mi baño es un buen amigo, es como de la familia, me tiene cariño y casi cada día me enseña lo que quiero ver. La falta de luz natural y la pobreza de la luz artificial le ayudan considerablemente en su labor. Casi sin esfuerzo me refleja menos blanca y con un volumen menor.

Mañana me vestiré con maquillaje y miraré de nuevo al espejo que me observa de lado. Si esto no es suficiente tendré que recibir radiación no letal para no parecer una geisha lejos de Kioto...




7 comentarios:

A dijo...

A pesar de eso, me caes muy bien.

Besos morenos
A.

mas de mi que de... lirio dijo...

O hacer lo que yo no hago, encontrar un ratito en horas que el sol no agrede para colorear tu cara que imagino bonita y tierna.

Besitos desde mi alma

migrante dijo...

¿Será necesario el color en tu piel cuando lo llevas en el alma?
La pimentación está dentro de tí y eso es lo que importa, y con muchos más colores que el que te puede dar cualquier sol.
Bso y buen fin de semana.

SIB dijo...

Aunque tu querido espejo te devuelva otra vez la imagen de una Geisha de Kioto (con muchisimo encanto por cierto),seguro que algún rayo de sol travieso y libertino se cuela por alguna rendija empezando tu transformación...
Y ya sabes querer es poder, cuestión de fé o tal vez de cabezonería no sé...
Un beso grande

dintel dijo...

Más vale blanca que quemada. ;)

Caminante dijo...

Esta sí que es buena, así que cuando te ves "mal", te ves como una geisha..., y encima te quejas..., no, si voy a ir yo al espejo, a ver si tengo la inmensa desgracia de verme transmutado en Hugh Jackman y me quejo y me aflijo un ratito...

Besos quejumbrosos.

Gabiprog dijo...

Siempre he dicho que las maquinas fotograficas eran mas peligrosas que los espejos!!!
;-)

Blog Widget by LinkWithin