domingo, 23 de agosto de 2009

Hacia rutas salvajes



Hace tiempo que esta historia me llamó la atención y ha llegado el momento de adentrarme en ella tal y como su protagonista se fundió con Alaska.

Las motivaciones que nos empujan a llevar una o otra dirección en la vida son dignas de conocer. Quizás la mayoría nos desviamos poco de la línea recta, algunos se salen de ella y luego regresan al comportamiento esperable, pero hay otros que dan giros radicales, giros totales que les alejan para siempre de lo que podría ser una vida convencional.

Christopher McCandless fue uno de ellos y lo pago muy caro.

Al ver la última fotografía que él mismo tomó poco antes de ...., creo que para él mereció la pena.



Hacia rutas salvajes relata u n suceso que saltó a los titulares. En 1992, se descubría el cadáver de un hombre joven, Christopher McCandless, en un autobús abandonado en Alaska, lejos de cualquier lugar habitado. Este último, hijo de buena familia y titulado recientemente en la universidad, había dado la espalda a una brillante carrera profesional y había roto todo contacto con su familia para atravesar, con un nombre falso, el sur de EE UU antes de establecerse en pleno centro de Alaska.

11 comentarios:

Ico dijo...

Siempre se va a otro país por alguna razón, escapando de sí mismo, del desamor, buscando aventuras,....¿ cuál fue la suya?

Gabiprog dijo...

He oido excelentes criticas de la pelicula. Ojala sea así, a veces sobran los efectos especiales cuando la vida se esboza con sinceridad y pasión.

Blau dijo...

Jeanne, no conocía esta historia, para mi, sin duda, es lo que una amiga llama "selección natural"

Un besin

Caminante dijo...

Tiene buena pinta la película, como el libro de Krakauer, aunque por lo que he leído puede haber idealizado bastante al personaje, del que no tenían demasiada buena opinión sus "vecinos" de alaska, considerándole o un inepto o un suicida. También parece que hay un documental "The call of the wild", que pinta un retrato algo menos bohemio.

Supongo que, en todo caso, puede ser uno de esos "locos" maravllosos y, como decía en su última nota, fue feliz.

Besos sin rumbo fijo.

leoriginaldisaster dijo...

es muy de agradecer que exista gente así:)
besos

Lucía dijo...

Seguro que le tacharon de loco, imprudente, egoísta y un sin fin de cosas más, pero creo que hay que ser muy Valiente para vivir como uno realmente quiere.

Un abrazo.

Nengue Tacho dijo...

Pienso que su busqueda fué exitosa pero mortal.

La vida es una y no se nos permite hacer ensayos.

Saludos.

PIER BIONNIVELLS dijo...

No sabia nada de esta historia..
madre!!
Se debe ser muy valiente para dejarlo todo.. familia carrera todo..
Pero bueno.. si asi se encuentra la felicidad.. porque no!!..

Buen martes.
Y abrazos..

Lu dijo...

Cada quien forja su propio destino a piacere.
Para las personalidades sensibles es difícil ser comprendidos, basta remitirnos al arte y sus autores. Antes de trascender muchos fueron tildados de locos.
Saludos argentinos.

Shinta dijo...

Creo que debió haber algún detonante.

Uno no da un giro tan bestia a su vida si no es por algo muy muy contundente.

Somos demasiado cómodos.

MFAL dijo...

¿Hasta dónde puede llevarnos la constante insatisfacción humana si permitimos que gobierne nuestras vidas? Hacia rutas salvajes nos cuenta la fútil experiencia de un ser que pregonaba la vida y la libertad pero solo deseaba la muerte...

La película es muy buena, pero la historia de este alocado egoísta deja un sabor muy amargo...

Blog Widget by LinkWithin